MUSIC

Francisca Valenzuela, la cantante y activista que hace ruido de los dos lados de la Cordillera

11 Noviembre 2019

 Por Josefina Martínez

En el marco del Goza Tour y coincidiendo con el estreno de su nuevo single “Al fin del Mundo”, la compositora y cantante Francisca Valenzuela pasó por Buenos Aires. En Le Banana conversamos en exclusiva con la artista chilena que está cambiando las cosas del otro lado de la Cordillera.

 

A Francisca le gusta decir que su música es pop porque es posible meter todo ahí adentro y el género no me limita”. Aunque se identifica como chilena, esta artista de 32 años nació y vivió en California hasta los 13 y asegura que “haber tenido la oportunidad de estar allí me expuso a cosas que en Chile se sentían muy futuristas, y eso me abrió la cabeza”

La Fortaleza es el cuarto disco de estudio de su carrera y tiene fecha de salida a principios de 2020. Sin gira ni conciertos definidos, las prioridades de estos días están bien claras. Mientras apoya “en todo lo que se pueda” al pueblo chileno, trabaja por los derechos de las mujeres desde Ruidosa, la plataforma feminista que ella misma fundó y cuya unión con Goza Records (el sello feminista de la artista argentina Barbi Recanati) parecía inevitable.

 

Contame de “Al fin del mundo”, tu nuevo material.

Es una es una canción que decidimos lanzar en este momento en particular porque habla de Chile, es una canción que tiene que ver con la contingencia. Es solamente audio, no he tenido tiempo para hacer el video porque estuve haciendo mil otras cosas por el movimiento. Sí tiene una portada que es muy linda, que es una arpillera física que hizo una joven que se llama Catalina Larrere.  

Junto con otros artistas filmaron un mensaje de apoyo al pueblo chileno en estos momentos de caos social. ¿Qué rol asumen ustedes como músicos y cómo fue la convocatoria para hacerlo?

Fue una de las muchas iniciativas constantes que hay a lo largo del país. En el caso de los videos, se hizo uno cuando estalló todo y empezó el estado de emergencia y luego se hizo otro que fue un tributo a Víctor Jara. Ambas iniciativas surgieron a través de diferentes músicos, productores o productoras y se activó una red por Whatsapp, o sea, armaron un grupo con cientos de músicos. Fue algo espontáneo y hasta el día de hoy hay comitivas para poder hacer conciertos en distintas partes de la ciudad, acciones como videos o hasta una carta que se llevó al Palacio Presidencial. Ha estado muy movido y hay mucha gestión entre los músicos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Francisca Valenzuela (@franciscamusic) el

 

¿Cuáles son los principales reclamos de la sociedad?

Bueno, no estar a favor del Estado militarizado, porque iba a terminar en la violación de los derechos humanos de la gente, en gran parte invisibilizada por el gobierno mismo. Y también los pilares sociales, pensión digna y acceso a la salud. Por otra parte está la convocatoria a una Asamblea Vinculante que permitiría reformular una Constitución para Chile, porque la anterior se hizo bajo la dictadura de Pinochet, entonces también es algo simbólico, es decir, queremos romper con ese pasado. Yo no sé específicamente qué otras medidas se pueden tomar ahora políticamente, desconozco, pero sí tiene que haber un costo y una responsabilidad política y legal ahí. Esa ha sido la postura que nos une y luego cada uno también va apoyando las expresiones que le parecen adecuadas, obviamente. Pero todos los músicos sabemos cuáles son las prioridades en Chile y estamos al servicio de eso.

En esta oportunidad, Barbi Recanati te invitó a Argentina para debatir sobre el papel de la mujer en la escena musical actual con la presencia estelar de Shirley Manson, de Garbage. ¿Cómo surgió la convocatoria?

Conocí a Shirley en Los Ángeles porque canté con ella en un evento tributo a Yoko Ono. Coincidentemente, Barbi estuvo en una charla de Ruidosa que hicimos aquí, nos llevamos increíble y me dijo "Mirá, yo soy amiga de Shirley y la voy a traer, hagamos algo que sea Goza, Ruidosa, Shirley, tú y yo.” Dije genial, hagámoslo, primero en Buenos Aires y después en Chile con Ruidosa.

Sos parte de una generación poderosa de artistas muy activa en cuestiones de equidad de género. ¿Qué creés que le aporta Shirley al debate?

Lo que pasa con Shirley es que es un ícono de la música de los 90 y los 2000, tan fuerte y tan visible, que el hecho de que ella, no solamente sea alguien que le dé una voz a esta causa, sino que también comparta sus experiencias es súper importante. Además, tiene la curiosidad para generar un vínculo con la comunidad internacional. Ahí se nota mucho su espíritu escocés, porque ella ve el mundo entero. Por eso hace un podcast donde entrevista gente o acepta invitaciones como la de Barbi. Ha sabido y podido explorar sus intereses de diferentes maneras y admiro mucho eso. Es una referencia para mí. Su activismo y su testimonio son valiosos para que podamos visibilizar problemáticas de género, bienestar mental y mejorar la autoestima de las mujeres.

¿Cómo ves la situación de la mujer en Latinoamérica?

La problemática de género es una problemática global y creo que tiene diferentes expresiones según la región del mundo, pero es un problema histórico, constante y continuo en todos los países. Ahora, no solamente Sudamérica pero las Américas, es un lugar particularmente complicado: tenemos cosas como tasas de femicidio muy altas, gobiernos muy conservadores, problemas de acceso a la salud, vulneración de los derechos de las mujeres de muchos tipos. Por lo tanto, también hay una similitud en los diferentes frentes de lucha para las causas feministas y nuestros países que  construyen plataformas paralelas, por ejemplo, Barbie tiene Goza y yo tengo Ruidosa que, de alguna manera, son un espejo.

De tu carrera independiente y editar bajo tu propio sello, Frantastic Records, este año pasaste a formar parte de Sony. ¿Cómo te encuentra esta decisión de firmar con un gigante más de diez años después y por qué lo hiciste?

Ha sido una gran decisión y surgió en el momento indicado. En otras instancias me he sentado con discográficas a ver posibilidades de trabajar juntos y no era el momento correcto ni el equipo correcto, quizás tanto mío como de ellos. Creo que ahora está esa sinergia y que también mi trayectoria, las cosas que yo hice hasta hoy, son un punto de partida de por qué ellos se acercan. Eso no quita que hay que hacer un trabajo constante todo el rato igual, pero sí ha sido muy valioso que entiendan, respeten y apoyen mi proyecto y a mí tal como soy; que pongan a disposición sus recursos, su estructura para amplificar, visibilizar, apoyar y desarrollar mi carrera en conjunto. Me parece que si no hubiera sido así nunca me hubiera sentido cómoda haciéndolo. Igualmente, Frantastic sigue funcionando como productora y como sello.

También explicaste que tu maduración como artista se dio con un crecimiento natural como mujer y dijiste que “no hay que tomarse las cosas tan en serio”. ¿Esa frase te define? ¿Por qué?

Yo creo que es porque si uno se toma todo muy en serio, termina no haciendo nada. Como que entra el pavor, porque todo es muy importante o riesgoso, o todo tiene un potencial de desastre o de fracaso. O sea, hay que hacer nomás, ir pa' adelante, ¡dale!, atreverse y reírse también. Hay que tener una perspectiva de realidad y hay que fluir, no estamos salvándole la vida a nadie necesariamente. Es decir, todo bien, pero trato de no vivir con la gravedad o la soga al cuello de "esta es una gran obra, tiene que ser la obra más importante de la humanidad". Uno siempre va a perder en ese juego. Para mí ha sido mejor ser más auténtica, más orgánica, crear y ser la mejor versión de lo que yo puedo ser en ese momento, pero también tener conciencia de que uno evoluciona y puede pasar toda la vida buscando su identidad artística. Es un camino.

Siempre tuviste un lugar importante en los Lollapalooza de Chile, un mega festival internacional. ¿Qué te pasa con eso y cómo lo vivís? 

Yo lo disfruto, pero es muy genial como va cambiando la percepción, porque la primera vez que estuve en un festival grande el nivel de inseguridad y de nervios era tal que decía “¡Me arrepiento, me quiero ir a mi casa!”. Ahora estoy en un punto que siento que pertenezco en el escenario y el escenario me pertenece. Creo que eso nuevo también viene con soltura, con experiencia, con personalidad. Cada uno es diferente en cómo enfrenta el proceso. Por ejemplo, el Lollapalooza o el festival de Viña son escenarios que son intimidantes, pero a la vez son oportunidades tremendas y si uno se entrega, disfruta y es uno, eso conecta. Si bien yo soy muy racional, trato de sacar el cerebro y conectar desde un lugar visceral, emotivo, fluir y disfrutar.

¿Cómo se ve representado el género femenino y otras minorías LGBQTI en los festivales de tu país?

El diagnóstico que hizo Ruidosa fue de un resultado muy bajo. Lo que sí yo he sentido es que lentamente hay un cambio de consciencia, es decir, los promotores de festivales a veces me llaman, me preguntan qué pueden hacer. Se comprometen con la paridad y se dan cuenta cuando antes no. Ahora por lo menos se están haciendo la pregunta. Y es gracias a la labor de muchos colectivos o iniciativas feministas de la región, sin duda, y de todas las disidencias LGBTIQ, que también se están ganando un lugar. Todavía hay mucho trabajo por hacer. Por eso lo que hacemos con Ruidosa en gran parte es entregar el micrófono a otras personas que tiene otras realidades y aprender de ellos.

Te subiste al escenario con Miguel Bosé y U2, no muchos pueden decir lo mismo. ¿Otros artistas con los que sueñes tocar? 

Me gustaría mucho Gorillaz, soy muy fan de ellos. Y de Nine Inch Nails, Rita Lee, St Vincent. Con Café Tacvba y con Shirley ya tuve la oportunidad de tocar. Son muchos en verdad y además estas cosas tienen que salir de sorpresa. ¡Cuánta gente talentosa hay!

¿Qué estás escuchando? 

Ahora, en este momento, no estoy escuchando nada, porque estoy con Chile. Estoy todo el día en Twitter, viendo las noticias y participando, entonces no estoy pensando en nada más que eso. Pero digamos, en mi playlist tengo Café Tacvba, Ariana Grande, Alicia Keys, Diamante Eléctrico, Helado Negro, la Chavela Vargas, Maggie Rogers, Jorge González. Estoy escuchando el disco nuevo de Lana del Rey, Camila Cabello, de todo. Un mega mix.

LB Top Five

Un ícono: Violeta Parra.

Una ciudad: Santiago de Chile.

Una canción: "Every day is exactly the same", de Nine Inch Nails.

Una peli/serie: Years and Years.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de HBO (@hbo) el

Una golosina: Nutella.

ESCUCHA A FRANCISCA ACA:

comentarios