STYLE

Desert X: 90 km de arte en Coachella Valley!

04 Abril 2019

Por Pame Aguirre Leonetti

El valle de Coachella es famoso en todo el mundo por su festival de música que, desde fines de 1990, reúne a lo mejor de la escena internacional. Pero el desierto californiano también se ha transformado en el mayor museo al aire libre del globo, con obras de arte contemporáneo diseminadas a lo largo de 88 kilómetros en el medio de la naturaleza.

Se trata de la muestra “Desert X”, cuya primera edición impactó en 2017 con 16 obras de artistas de renombre y que ahora, en su segunda edición, busca imponerse como otro clásico imperdible de Palm Springs.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Desert X (@_desertx) el

La idea de esta exhibición al aire libre es concientizar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente. Por eso, las instalaciones están emplazadas en medio del valle, rodeadas de algunos de los picos más altos de Estados Unidos, en un lugar que fue considerado sagrado por las tribus nativas norteamericanas. Este año la exposición cuenta con 19 obras site specific de 19 artistas internacionales, curadas por Amanda Hunt y Matthew Schum. Bajo la dirección artística de Neville Wakefield, representan de modos diversos la temática del equilibrio de los ecosistemas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Desert X (@_desertx) el

Le Banana Picks

Recorrimos el valle de Coachella para contarte qué obras de “Desert X” no te podés perder si estás en California o si pensas viajar para asistir al Coachella Music Festival.

“Western Flag”, del irlandés John Gerrard es uno de los must-see.  Una bandera formada con siete bandas de humo negro creadas con luces LED que, en palabras del artista, “intenta perturbar al público y hacer visible el dióxido de carbono invisible que nos contamina”.

Otro imperdible es la obra “Specter”: un enorme monolito naranja de neón con un brillo tan poderoso que encandila. La imagen, creada por Sterling Ruby, parece una ilusión óptica en medio del desierto. Y el contraste del neón con la naturaleza invita a reflexionar sobre el ecosistema que lo rodea.

En el área de Rancho Mirage, la mexicana Pía Camil, que cautivó a todos en el Art Basel Buenos Aires,  colocó la obra "Lover's rainbow", un impactante arcoiris de 12 metros de largo por 5 de alto que simboliza la lluvia y la fertilidad. Sin dudas, una de las instalaciones favoritas de la exhibición.

“Dive-in”, del grupo de artistas danés “Superflex”, es otro de los trabajos que hay que ver en Desert X, y fotografiar, claro, porque es súper Instagrameable. La obra es una suerte de enorme portal de paredes rosas que se convierten en un cine a cielo abierto donde se proyectan imágenes marinas. ¿El mensaje? Que el público aprenda que ese valle de arena alguna vez fue un océano y que el calentamiento global puede volver a convertirlo en agua.

Las tribus nativas también están presentes en la exposición y son otro de los grandes atractivos. La fotógrafa Cara Romero, de ancestros chemehuevi, creó una serie de fotografías que emulan los típicos carteles publicitarios de las autovías norteamericanas para recordar a los habitantes ancestrales de estas tierras.

¿Dónde? Valle de Coachella, Palm Springs, California

¿Cuándo? Hasta el 21 de abril

¿Cuáb? Es gratis y ¡abierta a todo público!

Si querés saber más sobre Desert X  visitá la web oficial y descargate la app con un mapa interactivo con todas las instalaciones.

comentarios