WE LOVE

Conocé a Evangelina Suárez, la primera argentina en ocupar la gerencia de coca cola

11 Marzo 2019

Por Cata Greloni Pierri

En el mes de la mujer, en Le Banana entrevistamos a mujeres que empoderan desde su historia y atraviesan los paradigmas y el techo de cristal. Conocé la historia de Evangelina Suárez, la primera ejecutiva en ocupar el cargo de Gerente General en Coca-Cola Perú.

Evangelina nació en una familia de clase media en Vicente López, en Buenos Aires y su educación bajo el método Waldorf la relacionó desde temprana edad con la música y el arte.  “Desde chica incursionó en el mundo del violín que me llevó, más tarde, a tomar el primer avión de mi vida a los 16 años. Me fui de intercambio cultural a Alemania y fue una gran experiencia por el contraste de culturas”, dice Suárez acerca del desafío que significó vivir sola en tiempos en el que no existía ni Skype ni Whatsapp.

Estudió Administración de Empresas y para Contador Público y consiguió financiamiento para hacer un MBA (Maestría en Administración de Negocios) en Keelogg School of Management, en Chicago. Durante su carrera profesional incursionó en el mundo emprendedor, ocupó distintos roles empresariales en consultoras y empresas privadas.

¿Cómo llegaste a trabajar en Coca-Cola?

Me uní a la empresa en diciembre de 2011. Después de años en el mundo emprendedor, y algunos intentos frustrados, decidí que volver a la vida corporativa sería una apuesta interesante. En Coca-Cola habían creado una nueva posición de estrategia para la región, me contactaron por mi trabajo en el mundo empresarial y así llegué, la vida me puso en contacto con esta compañía.

¿En qué consiste tu trabajo diario y qué es lo que más disfrutás?

Mi trabajo es diseñar estrategias para llevar adelante el negocio y coordinar equipos para implementarlas. Vivo de interactuar con gente: visitando clientes, tiendas, almacenes y trabajando con los equipos de embotelladores. Mi rol tiene mucho de entender situaciones, relacionarlas con el negocio, pero también con las personas involucradas y tomar decisiones en base a ello. A veces, hay mucho de prueba y error y siempre estoy aprendiendo, ajustando y volviendo a planificar. El desafío es mantener la mente abierta y entender el entorno en sus muchas dimensiones. En Coca-Cola buscamos hacer buenos negocios pero de la forma correcta, no de la más fácil, y eso tiene mucho sentido en lo personal. Para mi es importante saber que trabajo no solo para obtener buenos resultados de negocio sino que también trabajo para conservar fuentes de agua importantes para la gente, aumentar el reciclado de los envases post consumo y en lograr que más mujeres puedan ser dueñas de sus destinos.

¿En qué situaciones diarias tenés que lidiar con el machismo y qué hacés desde tu lugar para crear un mundo más equitativo?

Existe un desbalance grande en la sociedad. Los números son aplastantes en términos de patrimonio financiero manejado por mujeres, carga familiar no remunerada, salario poco equitativo (en Argentina se calcula que la mujer gana un 27% menos que el hombre por el mismo puesto y recién para el 2096 se equipararían los salarios a nivel global). Lo importante es estar atento a los lugares donde el machismo surge “por default” y visibilizarlo. Hacerlo notar, para que no se repita, pidiendo y sosteniendo la palabra, alentando a las mujeres para que se empoderen, dando soporte y oído a todas. En definitiva, creo que hay que ponerle actitud amable y responder de manera tranquila, con estilo propio, pero construyendo el camino con el ejemplo.

¿Existe un liderazgo femenino distinto al masculino?

Creo que existen tantos liderazgos como personas y no creo que se diferencien por género. Lo importante para mí en el liderazgo es la cercanía, el mostrarnos humanos, el reconocer que, aún siendo líderes, no tenemos todas las respuestas. Es ponernos al servicio de los demás, para destrabar cuellos de botella o dar apoyo. Hacer las preguntas correctas, profundas que lleven a las personas a dar lo mejor de sí.

¿Qué mujeres te inspiraron o lo hacen diariamente en tu trabajo y en tu vida?

Me inspiran tanto mujeres como hombres. Me gusta la gente común que es entusiasta y que le pone más ganas, aún ante la adversidad. Me contagian y me motivan a imitarlos.

¿Qué significa para vos ser mujer y qué es lo que más disfrutas de serlo?

Lo que más disfruto de ser mujer es esa posibilidad de jugar múltiples roles: madre, esposa, ejecutiva y líder en la sociedad. Especialmente, el hecho de poder a través de esos roles diversos, demostrar (y demostrarnos) que se puede aspirar a un mundo mejor desde un lugar distinto y con más inclusión.



comentarios