MUSIC

Bandalos Chinos: “Somos un grupo de amigos dedicados a hacer canciones”

22 Febrero 2019

Por Cata Greloni Pierri 

A diez años de sus inicios, en Le Banana hablamos con Goyo Degano, el líder y vocalista de la banda de Beccar que llena salas, festivales y sorprende con canciones de amor simples, pero elegantes.

Su sonido giró del electro y synthpop hacia uno más funky, melódico y armónico con su primer álbum, Bach, que fue uno de los más populares de 2018 y grabado en los estudios de Sonic Ranch, en Texas. Hoy, la banda sanisidrense tiene un público cautivo que le permite girar por toda la Argentina, por  México y vivir de la música.

Hablemos un poco de Bach, su disco nuevo, ¿en qué se diferencia de los EPs anteriores?

La principal diferencia con respecto a los trabajos anteriores está ligada a los instrumentos vintage que sumamos en la grabación y a la cantidad de tiempo que le dedicamos. Fue una grabación más orgánica. La mayoría de las canciones se hizo en la primera o segunda toma y la idea fue captar esa frescura de las canciones, sin tanta pre producción, y ese energía se nota. Para encontrar el sonido de “Isla” tardamos seis meses en producirla. Así que el cambio viene por el lado de lo orgánico.

 

¿Qué es lo que se buscó transmitir desde sus letras?

Intentamos transmitir un poco nuestra realidad como banda, como grupo de amigos y familia, porque tenemos dos pares de hermanos (Matías y Tomás Verduga e Iñaki y Salvador Colombo) y una dinámica bastante familiar. Quisimos representar un año en la ruta aprendiendo a girar y a laburar de manera cada vez más profesional. En el camino pasaron un montón de cosas: situaciones lindas como el amor y la amistad, y feas como desamores y la muerte. Con simpleza y sin enroscarnos en una poesía tan compleja quisimos contar qué nos pasa.

¿Cuáles fueron las principales influencias del disco?

Las principales influencias vinieron por varios lugares. Es imposible escaparnos del rock nacional y de artistas como Spinetta, Charly García y Fito Páez, que son una gran inspiración para nosotros desde siempre. Por otro lado, la música de finales de los 70, de principios de los 80 como Prince, Michael Jackson y Donald Fagen también están presentes en este disco.  

Este año cumplen 10 años desde su formación. ¿Qué es lo que se mantuvo igual desde el comienzo y qué fue lo que más cambió en esta década?

Cambiaron un montón de cosas. En principio, el enfoque que teníamos del proyecto, que inicialmente lo pensamos como una banda de amigos y hermanos que hacíamos música por amor al arte y con el tiempo nos fuimos profesionalizando hasta ya casi dedicarnos por completo a esto. Además, cambiaron algunos integrantes. Tocábamos con otro bajista. Chapi (Salvador Colombo) antes era nuestro sonidista y ahora se sumó al equipo, que creció mucho. Se mantiene el grupo de amigos con la misma pasión por hacer canciones.

¿Cómo fue la experiencia de producir un disco en Sonic Ranch y junto a Adan Jodorowsky?

Producir el disco en Sonic Ranch y con Adan fue un sueño porque estuvimos ahí aislados 20 días con la cabeza puesta solo en grabar las canciones y eso fue espectacular. Una suerte de retiro musical. Adan supo captar la energía de todos e interpelarnos y sacar lo mejor de cada uno. Él  es una especie de mentor, de gurú del grupo y vamos a seguir haciendo cosas juntos mucho tiempo.

Vienen de dos grandes años con presentaciones nacionales en los festivales más importantes del país y giras por Argentina y México. ¿Cómo viven este presente?

Venimos de dos años increíbles. Durante los últimos años venimos haciendo el mismo chiste diciendo que este es el mejor de nuestras vidas. De alguna manera, esto lo que siempre soñamos y por eso estamos muy agradecidos. Flasheamos  con nuestro presente, con poder viajar y llegar a lugares nuevos con nuestra música.

¿Y cuáles son los planes para este 2019?

Seguir presentando Bach en todos lados, llegar a la mayor cantidad de provincias y volver a México y tal vez a otro país de Latinoamérica en donde nos escuchen. Vamos a sacar algunos videos del disco y música nueva, en la que ya estamos trabajando y saldrán a modo de singles.

Hay una cierta cofradía entre las bandas de esta generación que se puede ver en los festivales y en la colaboración en las canciones. ¿Cómo ven el presente de la música en Argentina?

Hay mucha fraternidad entre los artistas y las bandas y creo que se da orgánicamente por lo que nos genera la música y los shows de otros colegas. Es muy inspirador lo que está pasando y el desprejuicio con el que se trabaja hoy en la Argentina. Eso hace que lleguemos a lugares nuevos. La música nacional hoy está en un gran momento y hay una intención de ir hacia adelante, de descubrir y llegar a lugares nuevos, en parte en respuesta a un momento sociopolítico que nosotros como jóvenes estamos interpelando. En nuestro caso, lo hacemos desde el amor, y cada vez el sonido argentino se vuelve más federal y con una mayor identidad latinoamericana.

¿Con qué artistas te gustaría hacer alguna colaboración?

Eso va a empezar a suceder. El próximo sencillo que vamos a sacar en la segunda mitad de año es un featuring del que todavía no se puede contar mucho. Como banda estuvimos mucho tiempo en una búsqueda del sonido propio, pero hoy creo que ya nos podemos animar a vincularnos con otros productores y artistas. Me hubiera gustado trabajar con Spinetta, pero bueno, si tengo que ser realista, me gustaría hacer algo o sacar un tema con el chileno Alex Anwandter, que acaba de sacar un disco tremendo que se llama Latinoamericana y la rompe.

¿Cómo vivieron la previa al festival Buena Vibra?

La vivimos con mucha expectativa porque es un festi en el que participamos desde las primeras ediciones y que nos vio crecer. Ahora mete a 12.000 personas en un estadio como Malvinas Argentinas y está buenísimo que esto suceda con festivales independientes con bandas y artistas locales. Me hubiese gustado poder ir desde bien temprano a escuchar a todos porque me encanta lo que hacen, pero me voy a tener que conformar con haber visto un poquito de cada uno.

comentarios