WE LOVE

Art Basel: el arte del mundo ya está en BA!

07 Septiembre 2018

Por Pame Aguirre Leonetti

El enorme mural de la artista norteamericana Barbara Kruger en los viejos silos de Puerto Madero fue el escenario ideal para la apertura del Art Basel Cities Buenos Aires.

Las letras, imponentes, transmiten un mensaje poderoso: “No podés vivir sin nosotras. Poder. Placer. Propiedad. Igualdad. Empatía. Independencia. Duda. Creencia. Mujeres. ¿Quién posee qué?”, y están ahí, a la vista de todos, a cielo abierto, gritando a los cuatro vientos.

Esa es la idea central de la semana de arte más importante de la ciudad, que arrancó ayer y cierra el miércoles 12, inundar los espacios públicos  de arte contemporáneo gratuito y abrir las galerías y museos para todos. En este primer día, en Le Banana recorrimos algunas de las obras que no te podés perder para contarte un poco más sobre las exposiciones y los artistas locales e internacionales de lujo que están vistiendo de arte la ciudad.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Le Banana (@lebananas) el

Nuestro primer stop fue la ex cervecería Munich (Avenida de los Italianos 851, Costanera Sur). Adentro, un cortinado cúbico fucsia, rojo y violeta ocupaba la sala principal y rodeaba, como protegiendo, las mesitas verdes y las sillas marrones  que en la década de 1930 ambientaron la histórica cervecería diseñada por el húngaro Andrés Kalnay.

Era la obra de la mexicana Pía Camil, La cortina de remeras de Gaby, una instalación hecha con 300 remeras usadas que se define como una “obra colectiva”. ¿La idea? Que el público las toque, entre, salga, las mueva, las cierre y descubra.

Afuera, la enorme galería del edificio estaba intervenida con la obra de Vivian Suter, una serie de telas colgadas pintadas con acrílicos en colores vivos. “Quise transmitir el poder que la naturaleza tiene en Guatemala, donde trabajo. Estoy feliz de poder mostrar estas obras acá, en mi país natal”, dice Suter a Le Banana, entre los lienzos que no dejan de moverse libres al compás del viento.

La segunda parada en nuestro recorrido fue el Museo de la Cárcova (Av. España 1701). Allí nos esperaban las pinturas de Santiago de Paoli, las esculturas de Mariela Scafati y una obra audiovisual de Narcisa Hirsh. Tres intervenciones muy distintas entre sí con un mismo objetivo: dialogar con el museo y resignificar su historia.

Para terminar bien arriba el día inaugural de Art Basel, fuimos al Faena Art Center (Aimé Painé 1169) a disfrutar de la obra de la israelí Naama Tsabar, Melodies of Certain Damage. ¿En qué consiste? Es una instalación hecha con guitarras eléctricas que ella misma rompe en su estudio y que luego transforma sumándole cuerdas de piano o de otros instrumentos para poder volver a tocar. “Quiero que las mujeres escribamos una nueva historia de aquí en adelante. Elegí el símbolo de la ruptura de la guitarra eléctrica porque siempre ha sido algo muy masculino. Mi intención es apropiarme de ese acto y darle un nuevo sentido”, dice Tsabar entre guitarras y amplificadores.

Algunos datos más

El sábado 8  y el miércoles 12 a las 17:00 la coreógrafa Diana Szeinblum activará la obra de Pía Camil con la performance “Peep Show”, si pueden, ¡vayan a verlo!

El sábado 8 a las 18:00 las guitarras de Tsabar sonarán en una performance a pura música.

comentarios