WE LOVE

Art Basel 2019: lo mejor del arte contemporáneo y la banana más famosa del mundo

10 Diciembre 2019

Por Pamela Aguirre Leonetti 

Una banana pegada con cinta gris a una pared: así de tangible y real fue la obra que se llevó todos los aplausos y las críticas en la 18 edición de la feria Art Basel Miami Beach. Y, como no podía ser de otra forma, Le Banana estuvo ahí para contarte cada detalle.

 

Maurizio Cattelan lo hizo otra vez y fue aún más allá - su última obra polémica había sido “América”, un inodoro en oro macizo de 18 quilates. Pero esta vez ni siquiera la materialidad de la obra de arte parecía justificar su presencia en la galería Perrotin. ¿Puede una banana que madura, se pudre y se cae - como efectivamente pasó en Miami- valer 120 mil dólares? ¿Qué es arte? ¿Qué es la belleza? 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Le Banana (@lebananas) el

Con “Comediante”, Cattelan volvió a abrir el juego a todas esas preguntas y demostró que para el arte no hay límites posibles y que una misma obra puede reconvertirse en muchas: eso pasó cuando el artista David Datuna, que visitaba la feria, se comió la banana y filmó su "performance" en Instagram antes de ser escoltado fuera de las instalaciones. Llamó a su obra "Artista hambriento".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de David Datuna (@david_datuna) el

También te puede interesar: ARTE ARGENTINO A GRAN ESCALA: LA NUEVA COLLAB ENTRTE BUENOS AIRES Y ART BASEL

Pero Art Basel fue mucho más que una banana: convocó a 81 mil personas, participaron 269 galerías de todo el mundo con obras de 76 artistas de diferentes nacionalidad y hubo obras en galerías y a cielo abierto que fueron desde autos a escala real hechos en arena hasta las famosas esculturas multicolor de acero inoxidable de Jeff Koons: esta vez su obra “Dolphin”, un perfecto delfìn azul mar, cautivó a los amantes de su arte en Gagosian Gallery.

 

Otro highlight fueron las obras de la artista Olafur Eliassion. “Complementary Orange Wednesday” fue sin dudas la gran atracción de la galería Tanya Bonakdar. ¿Qué era? Una gran bola de acero inoxidable, espejos y aluminio color naranja con un sistema LED cuyo reflejo generaba un efecto psicodélico que nadie podía pasar inadvertido.

Los cuadros de Richard Prince, con sus inconfundibles figuras cúbicas entre infantiles y  monstruosas, también se llevaron todas las miradas en Gagosian Gallery. Igual que “Smoker”, de Tom Wesselmann, un óleo sobre tela que impacta por su voluptuosidad y realismo. 

Georg Baselitz también dijo presente en la feria. Su obra “Sing Sang Zero”, una escultura gigante de dos figuras humanas color metal, fue uno de los atractivos de la Galerie Thaddaeus Ropac.

 

El británico nacido en India Anish Kapoor, tampoco podía faltar en la feria más importante de arte contemporáneo del mundo: su obra con dos planchas de espejos volvió a mostrar que el juego con la imagen, la inmaterialidad y el reflejo sigue siendo una gran apuesta en el arte contemporáneo de hoy. 

Enjoy! 









comentarios