WE LOVE

29Rooms: arte, estilo y creatividad sin límites

19 Diciembre 2018

Por Pamela Aguirre Leonetti

En su segundo paso por Los Ángeles, 29Rooms volvió demostrar por qué es el evento de arte inmersivo más esperado cada año; con entradas agotadas y una experiencia creativa poderosa, comprometida y súper instagrameable. 

La clave del éxito de 29Rooms es su estilo poderoso y vibrante, con una apuesta fuerte por el arte en todas sus formas, la tecnología, el activismo, la moda y el estilo. 29 habitaciones con instalaciones, performances y talleres multisensoriales que proponen una nueva forma de conectar con la creatividad y la imaginación.

La historia dice que nació en 2015 de la mano del medio digital Refinery29 y una veintena de colaboradores, creativos, marcas y emprendedores. ¿El objetivo? Romper con la exclusividad del New York Fashion Week de manera disruptiva, con un evento que diera que hablar no solo por sus formas sino también por su contenido.

La cuarta temporada del evento, que ya es toda una tradición en el septiembre neoyorquino, tuvo como consigna el lema #ExpandYourReality y cautivó a decenas de miles de personas en Nueva York -con más de 20 mil entradas agotadas- y ahora en Los Ángeles.

Este año, la experiencia puso en alto la bandera de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La consigna emblema de Refinery29 “ser un catalizador para que las mujeres vean, sientan y reivindiquen su poder” estuvo presente en cada una de las instalaciones.

Un plus de la edición de LA, que tuvo lugar en The Reef, entre el Fashion District y el University Park, fue la colaboración con Fred Segal, la marca más cool de Los Ángeles. El público pudo explorar y comprar cualquier ítem de la colección a través de un dispositivo de realidad virtual que permitía hacer shopping desde cualquier celular o tableta. Un local tipo holograma para recorrer sin que nadie ni nada te detenga: un sueño hecho realidad.

Le Banana Picks

En la  edición 2016 de 29Rooms, uno de los favoritos de Le Banana había sido la habitación con espejos y besos rojos de la gran Charlotte Tilbury. Esta vez, la decisión fue más difícil, porque cada propuesta artística fue una oda a la imaginación y a la creatividad.

La habitación 2, Inner Beauty Ball, fue uno de los must-see. Una experiencia de baile y fiesta con las premisas “amate” y “expresate tal cual sos” que dejó a todos moviéndose sin parar por horas.

SonicSanctuary también se llevó los aplausos del público. Creada en colaboración con Gamelatron, la propuesta de la habitación era pasar todo el tiempo que se quisiera perdido entre música y luces de mil colores.

Otro imperdible fue Teen Bedroom, de la artista  dominicana Uzumaki Cepeda. Una invitación a llevar el tiempo atrás a la adolescencia y volver a sentir esa energía única de la juventud.

Ahora habrá que esperar hasta septiembre para disfrutar del próximo 29Rooms. Aunque, quién sabe, tal vez Chicago tenga una chance y vuelva a ser anfitriona a principios de 2019.

¡A estar atentos!




comentarios