STYLE

Un recorrido por los vestidos más fabulosos de Lady Di

07 Marzo 2017

Por Pamela Aguirre Leonetti 

Pocas mujeres marcaron la historia del siglo XX como Diana, la princesa de Gales. Su humanidad, carácter y estilo la transformaron en un ícono que hoy, veinte años después de su muerte, está más vigente que nunca.

La exposición “Diana: Her Fashion Story, en el Kensington Palace – su residencia oficial – analiza y celebra la historia y la vida de Lady Di a través de una óptica diferente: su vestuario; y a partir de ahí recorre su evolución como mujer, princesa, humanitaria y trendsetter.

A lo largo de las salas y al explorar los diferentes outfits y su elección de tonos, géneros y diseñadores se ve con claridad la evolución de su estilo, desde los vestuarios tímidos y recatados de sus primeras apariciones en público al glamur, la elegancia y la confianza en sí misma de sus últimos años.

El proceso de elegir los diseños era para Diana tanto un juego como un acto de comunicación. Se divertía pero también era consciente de que el vestuario hablaba, transmitía un mensaje. Como dice el diseñador Jasper Conran: “Cuando hablaba del vestuario conmigo siempre preguntaba, ´¿Qué mensaje voy a dar si me pongo esto?”.

En la década de 1980, el estilo barroco, los volados, la superposición de géneros, las hombreras grandes, las lentejuelas, la seda, el chiffon y el terciopelo fueron protagonistas en sus atuendos.

En este periodo, Regamus, Catherine Walker y Victor Edelstein fueron algunos de sus diseñadores favoritos. En estos años, Diana apareció en la revista Vogue, que la concibió como “un nuevo ícono de belleza”, con una blusa de Emanuel, quien la cautivó a tal punto de ser luego la elegida para confeccionar el vestido de novia de Lady Di.

En 1990 y sobre todo después de su separación del príncipe Carlos, en 1992, Diana comenzó a optar por cortes más sencillos y rectos y empezó a vestir diseños de artistas extranjeros entre los cuales Versace era su predilecto.

Pero siempre, a lo largo de toda su historia y más allá de las elecciones de textiles y diseños, Diana se caracterizó no solo por imponer tendencias sino también por brindar mensajes poderosos a través de su vestuario. Así, por ejemplo, en la visita oficial a Río de Janeiro en 1991, se quitó los guantes y le dio la mano a un paciente con SIDA, una acción cargada de significado que marcó a la sociedad de la época.

Como dice Elizabeth Emanuel: “Hay muchas estrellas de cine y celebridades, pero nunca habrá otra Diana”.

Si viajás a Londres no dejes de visitar esta muestra única que acaba de abrir sus puertas y que estará abierta hasta febrero de 2018.

¿Cuándo? Hasta febrero de 2018

¿Dónde? Kensington Palace – Jardines de Kensington, Londres W8 4PX , Inglaterra.

 

comentarios