STYLE

LONDON MEN´S FASHION WEEK: Los 5 diseñadores que tenés que conocer

16 Enero 2017

Por Catalina Greloni Pierri

El 2017 arrancó con todo y el calendario de la moda vino lleno de sorpresas. A tan solo una semana de los desfiles internacionales femeninos, en Le Banana repasamos algunas de las colecciones de invierno de los mejores diseñadores del London Men´s Fashion Week, que aportaron un estilo urbano, inspirado en el workwear, lleno de estampas, patchwork, superposición y color.

J.W. ANDERSON

De tejidos anchos y detalles artesanales, Jonathan Anderson imprimió la pasarela con los clásicos cuadrados de crochet de colores de los años setenta en clave patchwork, en enormes mangas de abrigos, en bufandas, bolsillos y bolsos de mano y los combinó con otros tejidos de puntos manuales como sweaters oversize de brazos larguísimos en colores neutros.

Los modelos, jóvenes un tanto desgarbados y de pelo largo, caminaban por una angosta pasarela con capas envolventes que destacaban patrones psicodélicos y estampas de dibujos infantiles, con pañuelos atados al cuello. Moderno, descontracturado y bien grunge.

CRAIG GREEN

Inspirado en la vida de los pescadores durante el trabajo en las canteras, el diseñador inglés egresado de Saint Martins pensó en la manera de transmitir en sus diseños de workwear consideraciones acerca del peligro, el miedo y el aislamiento que viven éstos mientras se encuentran alejados de sus familias.

Los sombreros, las capuchas, los trench matelasseados y los abrigos anudados al cuello y a la cintura remiten a sus uniformes de trabajo y a los chalecos salvavidas de las tripulaciones en alta mar, en una paleta monocromática de azules, grises, malva, suela y negro.

Los total look en matelassé de cuero negro y los trajes compuestos por recortes de símil tapices en colores tierra y unidos por cordones y ojalillos fueron de lo más interesante y llamativo de la colección.

LIAM HODGES

La colección de Hodges mezcla la fantasía de un mundo apocalíptico y distópico con referencias cruzadas de los uniformes de guerra y de trabajo con la influencia del grunge y de la indumentaria de los breakdancers.

En una paleta que predominan los verdes, loden, militar, el khaki, los camuflados junto al negro y el blanco y acentos en naranja y amarillo lima, el patchwork y el color block están a la orden del día, al igual que las prendas con rellenos de plumas. Callejero, deportivo y de alto impacto.

ALEX MULLINS

El show de Mullins mostró a modelos en capas oversize, con una sastrería clásica y a la vez moderna con grandes referencias a los 90 y al grunge. ¡Volvieron las botamangas anchas! Sorprendieron los looks bitono en lana y mohair en beige y verde ácido, en las más diversas tipologías que evocaban las salas de estar suburbanas y los total looks en denim y cuadros black & White.

Alex Mullins cruzó las texturas y colores – nude, beige, lima, verde, azul, rosa y naranja - del interiorismo con la ropa de trabajo intrigante y desconstruidas: se vieron diseños como una chaqueta forrada en clave edredón hecha a partir de un patchwork de tela de tapicería con motivos y costuras a la vista, de efecto artesanal.

Otro de los giros interesantes de la colección fueron las maxi estampas con ilustraciones expresionistas de trazos anchos, en pantalones holgados y camisas.

CHRISTOPHER SHANNON

Los trabajadores de la construcción y los mensajeros de bicicletas fueron la inspiración para esta colección streetwear, punk y noventosa de Shannon, que tuvo el mejor styling del LFW: un pañuelo de seda deshilachado a modo de máscara iba aplicado sobre las caras de los modelos que además desfilaban con insignias de tipologías de los 90 como Timberland, CK y BOSS.

Abrió la pasarela una camiseta de color amarillo neón y un par de calzas en naranja en plan ciclista y siguió con conjuntos en color block de paneles contrastantes de indigo clásico, blanco, jean lavado y otros negros en múltiples tipologías como chaquetas de jean, pantalones, camisas y camperones, con detalles de neón en naranja y amarillo ácido, en cuellos y puños.

Los pantalones baggy y camperas se deshilacharon hasta el punto de la destrucción, mientras que los overoles se llevaron combinados con camisas, también de denim, con recortes de varios tonos. Shannon también usó el denim para lograr parkas super acolchadas, bien hip hoperas.

Photo Credit: WWD

 

 

 

comentarios