STYLE

Chanel Métier D´Arts: La opulencia y la jovialidad conviven en el Ritz

12 Diciembre 2016

Por Catalina Greloni Pierri

Las puertas de cristal y madera del Hotel Ritz de París giraban al ritmo de Rah Band y la música disco mientras Cara Delevigne, enfundada en un traje de dos piezas de lana color crema con perlas y apliques de camelias bordadas, hacía su regreso a las pasarelas para el desfile de Metiérs d´Art de Chanel, donde la firma francesa le rinde tributo a los oficios más antiguos y exquisitos de la moda.  

Más de 300 invitados de prensa, clientes y compradores, entre los que estuvieron Vanesa Paradis, Anna Wintour y Carine Roitfeld, presenciaron “París Cosmopolite”, la nueva colección de Pre-Fall diseñada por Karl Lagerfeld con reminiscencias de los ´20 y los ´30, época en la que Gabrielle “Coco” Chanel vivió en el hotel de la Place Vendôme.

Las modelos paseaban cándidas entre los asistentes, dispuestos en mesas entre los salones del bar, restaurant, librería y jardín de invierno. La actitud de modelos como Cara, Mica Argarañaz, Jamie Bochert y Magda Laguinge, que bailaban y se miraban entre ellas con sonrisas cómplices potenciaron la maestría de los looks de Pre Fall.

Lagerfeld sabe generar el ambiente para los desfiles de Métiers d´Art y, en ediciones pasadas, transportó a los invitados de lujo a lugares como Roma, Salzburgo y Texas. Este año decidió homenajear a su fundadora en el lugar que eligió para vivir y morir y la colección estuvo a la altura de las circunstancias.

 

Los famosos trajes en tweed de lana no pierden vigor y, con detalles de pasamanería y con matelaseados y apliques florales en denim, fueron combinados con modernas leggings a la rodilla, de pailettes doradas. También combinó los vestidos de los tules y encajes más finos y drapeados con camperas deportivas infladas y colgantes pesados, muy bling-bling.

Sorprendieron el uso del denim en prendas de demi-couture, tanto en prendas, accesorios como en el desarrollo de apliques, el reemplazo de las típicas camelias por rosas en vivos rosados para los tocados con frágiles redecillas, las chokers con logo y la amplitud en la propuesta de sacos: desde toreras de lana bordadas, sacos smoking con aperturas frontales y en la espalda hasta chaquetas de cuero y camperones deportivos, en una paleta dominada por el negro, el blanco y el dorado, con destellos en rosa y plata y acentos de color en rojo, nude y camel.

El casting de modelos ideado por el Káiser también contó con sorpresas: desfilaron Pharrell Williams, Lily Rose Depp, heredera de Paradis y Johnny Depp y nueva embajadora de la marca, como también la hija de Silvester Stallone, Sistine y la de Lauryn Hill, Selah Marley.

 

comentarios